Selección y creación de contenidos, el trabajo más complicado

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Selección y creación de contenidos

La selección y creación de contenidos es el proceso de recopilación, filtrado y análisis del contenido óptimo definido en nuestra estrategia; optimización según formatos, plataformas y audiencias.

Algunos lo resumen en lo que los angloparlantes llaman content curation, pero es algo más.

Es la definición y preparación de las tres tipologías de contenido a los que hacíamos referencia cuando hablábamos de planificación estratégica de contenidos: imprescindibles, necesarios y deseables. Contenidos que hagan que nuestra web despegue con una base sólida que la sustente. Es la parte de “manos a la obra” y la que requiere mayor tiempo de ejecución.

Una selección y desarrollo de contenidos óptima, implica conocimiento del negocio, implica conocimiento de la estrategia del mismo, de los clientes (o visitantes o usuarios), de los procesos, del mercado… Implica un criterio de clasificación que sirva para identificar los temas a tratar, contextualizarlos, procesarlos, darles forma y vestirlos con sus mejores galas (SEO), publicarlos y finalmente promocionarlos y compartirlos con la comunidad.

Se trata de poner el contenido en el contexto de una organización y, lo más importante, al servicio de unos objetivos definidos y, preferiblemente, medibles. El contenido es un servicio, no debemos olvidarlo, no es un fin en si mismo, sobretodo, aunque no exclusivamente, cuando estamos hablando de páginas comerciales. Que nos localicen, que nos compren o que nos identifiquen como referentes en nuestro campo son los fines a los que el contenido sirve.

Selección y creación de contenidos: contenido relevante frente contenido Commodity

Vivimos en la era de la abundancia en lo que a contenidos digitales se refiere. Un acceso cada vez más fácil, usuarios ansiosos por saber lo último de lo último. Frente a la incalculable cantidad de información que día a día se publica en la web (solo en redes sociales como Facebook un usuario medio publica aproximadamente noventa piezas de contenido en un mes), y la aparición de fenómenos como la infoxicación, nos encontramos con la necesidad creciente de contar con perfiles especializados en la identificación del contenido que mejor nos pueda servir.

Si hemos realizado una planificación estratégica de contenido minuciosa, y conocemos nuestro público, sabremos encontrar la forma y las herramientas de hacerle llegar exactamente lo que les parece relevante, lo que les puede ser interesante o útil. Un perfil que ayude a seleccionar este contenido, es un valor añadido en este nuevo entorno al que nos enfrentamos. Su valor es el de dar sentido. Proporciona un valor de adentro hacia afuera

“Para ser el mejor en esto, o que es más importante la consistencia , es el conocer a su público y la identificación de su nicho de actualidad.” Howard Rheingold.

Filtrado, selección en base a criterios establecidos, calendarización, herramientas de gestión y finalmente, seguimiento y análisis de su funcionamiento, con la gestión de indicadores.

Foto de Martin Fisch en Flickr Creative Commons.